VIAJAR, MUCHO MÁS QUE OCIO
En noviembre 14, 2017 | 0 Comentarios

Uno comienza a viajar por inercia, hay que hacerlo, todos viajan, se estila, por así decir. Puedes ir a destinos de playa, destinos orientados a la naturaleza, o bien destinos culturales y gastronómicos, entre otras muchas ofertas. Pero son estos últimos de los que me interesa hablar. En 2012, poco después de contraer matrimonio, mi mujer y yo visitamos Toledo por primera vez como vía de escape tras un par de años frenéticos, organizando nuestro enlace, reformando nuestra vivienda para adecuarla a nuestras expectativas futuras de vida… Bien, pues en la actualidad, 10 de noviembre 2017, estoy a punto de presentar una novela emplazada en esa hermosa ciudad que hace unos pocos años ni conocía. ¿Qué ha ocurrido en ese lapso de tiempo?¿Cómo es posible que pase del desconocimiento total, a escribir sobre ella? Ahí es donde quería llegar.

Fue tal la impresión que sentimos al entrar con nuestro coche hasta la Plaza de Zocodover —corazón de Toledo—, con la luz clara de la mañana acariciando su muralla, sus puertas ancestrales, sus enclaves monumentales, que jamás se nos podrá olvidar. Esa maravillosa visión de un lugar verdaderamente de otra época, edulcorada con varias visitas magistralmente guiadas por la empresa Rutas de Toledo, hizo que finalmente germinara en mí el gusto por el conocimiento para siempre.

Dicen que Toledo es una ciudad mágica, de ahí sus archiconocidas artes toledanas, y doy fe que realmente así debe ser, porque ninguna otra cuestión puede explicar —desde un punto de vista romántico—, mi enamoramiento instantáneo e imperecedero por la Ciudad Imperial.

Para mí, esta es la esencia de viajar. Viajar es sentir, viajar es vivir y experimentar. Viajar es enamorarse una y otra vez de diferentes culturas, tradiciones y lugares preciosos. Viajar es romper las cadenas que te atan y abrir unas alas infinitas que son capaces de llevarte adonde tú quieras, donde solo tu imaginación es capaz de alcanzar. Viajar es enriquecer tu alma, tu discernimiento y tu corazón. Viajar es potenciar tu persona y desatar sus cualidades a través de la inspiración. Viajar es todo eso y mucho más. Viajar es, al fin y al cabo, todo lo que hace sentir a cada uno de nosotros, cuando percibimos el cosquilleo en el estómago al entrar en una nueva ciudad que no conocemos, con sus historias, mitos, leyendas, tradiciones, curiosidades… Viajar es algo tan grande y te aporta tanto, que la palabra en sí, debería contener al menos treinta caracteres. Viajar eleva el espíritu a cotas inimaginables.

Viajar cambió mi vida… Unos pocos años después, encaro mi cuarta novela con la pasión que desata el conocimiento de los secretos de su localización, Granada y su inigualable Alhambra.

Por suerte contamos probablemente con el mejor país para viajar, y disfrutar de su historia, clima, gastronomía e infraestructura. Somos verdaderos privilegiados. Viajar no es solo ocio, es mucho más. Decenas de lugares y de proyectos pululan hoy por mi imaginación, gracias a que en 2012, cuando entré con mi mujer en Toledo, me enamoré.

 

 

Deja un comentario

  • Más noticias