SOBREMESA SOBRE LA POESÍA RECIENTE II
En noviembre 6, 2017 | 0 Comentarios

A lo anterior, su interlocutor le responde lo siguiente

–Nada, que no cuela, esas cosas del alma, el cielo prometido después de una vida de sufrimientos, el valle de lágrimas, y la buena muerte, no son más que una forma torpe de conformarse, fruto de una domesticación del ser humano hecha por el poder. Cada vez somos menos los que compartimos esas bobadas. Escucha si te apetece el siguiente poema de Concha García (1956)

COMO UN DECÁLOGO

No hacer lo mismo.

No avanzar en el círculo

para la causa repetida.

No centrarse en el punto

de donde partir siempre.

No al dilema irresuelto

que se derrite en el cuerpo.

No al horario que avanza

en un universo cerrado.

No a los seres que ofrecen

su porvenir en un rato.

No a la mujer repetida,

no al merodeo en espiral,

no a la bocanada de aire

que te vuelca hacia un lado

y deja una tristeza risueña

de recuerdos desangelados.

Y añade con un cierto aire de enfado, –No solo comparto ese decálogo, sino que además te digo que a la vida le da sentido vivir lo de aquí.

 

A lo que el otro contesta tajante

–El sentido de la vida es algo que está más allá del vivir y del morir. Siendo el lenguaje lo que nos forma como humanos, el hecho mismo de que en ese lenguaje exista la posibilidad de nombrar lo eterno, lo inexplicable del arte y lo misterioso del paraíso, es suficiente prueba de que algo espiritual hay en nosotros. Mira si no el poema de Ángel Campos Pámpano (Badajoz 1957-2008) qué bien lo dice

OFICIO DE PALABRAS

Conforme a la costumbre

antigua de su oficio,

las palabras anuncian

el drama lentamente.

 

Ocupan los objetos

y enseguida los niegan.

 

Se dan al desamparo

de los nombres perdiendo

el tiempo si fabulan

historias que no existen.

 

No es casual que a veces

procuren el poema,

la vigilia, la muerte,

la idea de la rosa.

A lo que después de la lectura añade,  –Por eso el arte y la poesía (arte con palabras) puede que se vaya transformando según cambie la sociedad, pero al menos en su lado espiritual no dejará jamás de existir.

 

Julio Alcalá
Julio’s Blog

Deja un comentario

  • Más noticias