EMPEZANDO EL CUENTO
En 10 octubre, 2018 | 0 Comentarios

La historia trata sobre un conocido que está pasando una mala época. Bueno para ser claros no le he conocido jamás una buena. Rebosa rabia, todo le parece fatal pero a la vez se culpa a sí mismo. Está envuelto en una tormenta perfecta de culpa, dolor y rabia.

Este fin de semana hemos hablado y le he encontrado mucho mejor. Me ha comentado que está leyendo un libro extraño, “el collar de la paloma” de Ibn Hazm de Córdoba, escrito en Játiva en el año 1022. Mientras me lo contaba yo me he reído por dentro y me he tenido que morder la lengua para que no se notara. Pues no me ha recitado el tío un poemita ridículo como ejemplo de lo curativa que le resulta la poesía.

 

Reproches y quejas por injusticias

vinieron de quien era a la vez fiscal, juez y defensor.

Se quejaba de lo que sentía, sin que nadie,

más que aquel de quien se quejaba, supiera lo que quería decir.

 

Pues vale, tío, si así te quitas de encima esos traumas y la manía de culparte a ti mismo de lo que te sucedió hace tiempo atrás y te dejó tan marcado, pues mejor.

 

PRELUDIO

 

He leído en su mirada

–en esta mañana fría de marzo–

que algo sucedido en el invierno

marcó su existencia para siempre

Me confiesa entonces el odio

abundante a su propio ser

y su proyección imparable

sobre todo lo que habita el mundo

Es su mente una fábrica en marcha

que a menudo esconde tras la sonrisa

Otras la disimula o enmascara

mas el stock de su ira inunda mercados

 

Es su odio inevitable

 

Pero algo ha sucedido en invierno

–punto de esperanza en gris mirada–

visita su memoria de forma recurrente

para añadir emoción y brillo

Ha leído un poema adolescente

–fuente de consuelo y sabiduría–

ha sido fácil de memorizar entero

era la pieza final de su rompecabezas

Medicina para el mal de odio

mata síntomas sin efectos secundarios

hace descansar del desasosiego

y cubre el rosto de la tragedia

 

La respuesta que pensaba que no existía

Julio Alcalá

 

 

.

Deja un comentario

  • Más noticias