VI Pasean los clientes del hotel de los poetas (Valéry, Yeats y un japonés)
En julio 31, 2017 | 0 Comentarios

Esta es la historia de un francés y un irlandés que pasean juntos. Cada uno va dando su sentido poético a los paisajes, exterior e interior, que van viendo. Les acompaña un poeta japonés, muy callado, enigmático y silencioso.

 

Nota una extraña determinación y unas enormes ganas de vivir, el poeta francés, y se rebela contra tanta contradicción filosófica que le coarta en la libertad de poder ser a su manera.

 

¡Zenón, genial Zenón, Zenón de Elea!

¡Me hirió tu flecha de alada ralea

que vibra y vuela, pero nunca alcanza!

¡Esa flecha me mata y su son me hace!

¡El sol!… sombra de tortuga que crece

para el alma, ¡Y Aquiles, quieto avanza!

¡Pues, no!, ¡Firmes! ¡A por esta nueva era!

¡Rompa mi cárcel la idea ligera!

¡Beban mi pecho los vientos nacientes!

Frescor desde la mar a mi exhalado

me devuelve el pensar ¡Poder salado!

¡Vamos a marear!, ¡Nuevos vivientes!

 

¡Bien! Gran mar por delirios procreado,

piel de pantera y traje troquelado

por muchos miles de ídolos solares.

Hidra total que tu carne azulona

en ti muerde la cola juguetona

con tumultos a los silencios pares.

¡Se alza el viento!…Y ¡Hay que querer vivir!

Fuerte aire, el cerrado libro ha de abrir,

¡Chocar las rocas osan del polvo olas!

!Volad páginas todas, tan airosas!

¡Rompa el mar!, ¡Rompa con olas gozosas

la cumbre donde cabecean velas!

 

Remata la faena el poeta irlandés haciendo ver a todos que la vida y la muerte en realidad son creaciones y distinciones hechas por el hombre.

 

No comparecen ni el temor ni la esperanza 

junto al animal moribundo; 

El hombre espera su final 

temiendo y esperando todo; 

Ya murió muchas otras veces, 

y revivió más tarde. 

Una persona señera, desde su orgullo, 

se enfrenta a los asesinos 

derramando desdén sobre 

el cese de poder seguir respirando; 

– pues conoce hasta el último pelo de la muerte- 

que la creó el hombre. 

 

Compone para sí, el poeta silencioso, un poema corto pero intenso.

 

Nube que pasa

mal pájaro la mira

muerte futura.

 

Sexta y última entrega.

En septiembre espero poder seguir con nuevas historias poéticas.

 

Julio Alcalá
Julio’s Blog

 

Deja un comentario

  • Más noticias