Un puñetazo en la mesa
En junio 19, 2017 | 1 Comentarios

A todo el que aún no lo sabe, vivo para escribir pero, desgraciadamente, escribo para vivir. No es un hobbie. No hago presentaciones en ciudades de España porque me apetece perder dinero y viajar como el baúl de la Piquer. Y todo lo que digo ahora viene a causa de algunos comentarios que estoy recibiendo en los que he detectado que esto lo hago para pasar el rato.
Tengo que aclararlo. Ha llegado un momento de dar un puñetazo en la mesa y dejar claras ciertas cosas. He trabajado durante muchos años casi gratis para hacerme un hueco en este difícil mundo. Lo he conseguido, para qué engañarnos. He tenido suerte porque gente me ha abierto puertas que pueden ser cerradas en los morros por más que vengas de parte de… a no ser que sirva tu material. Y sí… se trabaja gratis, por si no lo sabéis. No tienes caché, no eres nadie y peleas, peleas sin parar. Esto lo extiendo a muchos campos de mi área: actores, actrices, directores, pintores, cantantes, etc… Pero claro, yo tengo que reducirlo a lo mío, a la escritura. Y hoy, desafortunadamente, es muy muy fácil publicar un libro aunque no tenga la suficiente calidad (si no lo creéis os puedo dar el nombre de alguna editorial, afortunadamente no la mía actual, que os lo hará con gusto porque sabe que con vuestra presentación tiene aseguradas algunas ventas y ya le compensa. Publicarás tu libro y así solo te quedará viajar en globo, tener un hijo y plantar un árbol). Y hoy en día TÚ escribes libros, monólogos… para otras personas y esas, que no tienen la menor idea de como juntar cuatro frases juntas, se llevan los laureles y se hacen pasar por escritores, guionistas… Y de esa manera se satura el mercado y la gente deja de leer. Compran libros tan solo por una dedicatoria o la foto. Se mueren por un photocall y asisten a la presentación dependiendo de la categoría del lugar (de todo el mundo es sabido que es mejor una foto en alguna sala del Palacio Real que en un Carrefour). Y la literatura se prostituye como ocurre con muchas otras profesiones.
Así que grito porque estoy harto. Y quien quiera leer entrelíneas que lo haga. Yo siento lo que escribo y lo vivo. Es una necesidad porque sino se me mueren las palabras. Afortunadamente me sigo ganando la vida con la escritura aunque sea enfocada a otros medios. Tan solo quiero decir a algunas personas con toda la acritud del mundo que “no me toquéis los cojones, por favor…” ¿Sabíais que para poder comprarme una caja de Paracetamol tengo que vender casi cuatro libros? ¿Y que para ir al cine es necesario que venda unos nueve libros? Voy mucho más allá… ¿para hacer la compra semanal igual debería vender unos sesenta? Para pagar los autónomos digamos que al mes debería de vender casi trescientos… y ni decir si me quisiese comprar un coche o pagar la comida mensual de mi perra…
Vivo para escribir pero no es un hobbie. Escribo para vivir. Y todos los comentarios de apoyo son agradecidos pero como rezan todas esas frases que los artistas colgamos de vez en cuando:
APOYA A TUS AMIGOS LOS ARTISTAS.
NO PIDIENDO COSAS GRATIS.
ASISTIENDO A SUS PRESENTACIONES Y SIENDO EL PRIMERO EN COMPRAR SUS PRODUCTOS DE CREACIÓN.
Y si alguien considera que todo esto es una rabieta… entonces puede que no haya entendido nada…
Y gracias por haber leído esto hasta el final… aunque lo haya escrito gratis.

Comentarios1
José Maria Sanz foz Publicado junio 19, 2017 at4:19 pm   Responder

Hola Javier amigo, me duele mucho que te veas obligado a escribir éstas líneas pero es sabido que siempre te tropiezas con gente que vale más bien poco y con poco trabajo, por lo cual solo les queda la pataleta que hablar de artistas muy válidos como tú.
No pierdas tiempo con este tipo de gente porque no te aporta nada y además te quita tu precioso tiempo.
Ánimo amigo y a lo tuyo que no es otra cosa que crear, un abrazo muy fuerte amigo.

Deja un comentario

  • Más noticias