A LA HORA DE LA COMIDA VI
En octubre 16, 2017 | 0 Comentarios

Sabe que nadie le hace mucho caso, pero el menudo hombre del Oeste, expresa con voz socarrona su versión sobre el tema poético del que con tantos circunloquios hablan sus compañeros de mesa.

Un diamante.

Hay un diamante allí

en el corazón de la luna,

o en el de las ramas,

o en el de mi desnudez.

Y por supuesto

no hay nada en el universo

como el diamante,

nada ni siquiera

de lo que existe en mente alguna.

Es el poema, una gaviota que reposa

en un muelle al fin de un océano.

Puede el perro ladrarle a la luna,

o a las ramas,

e incluso a mi desnudez,

es siempre un ladrido lleno de sentido,

pero yo demando un poema tan puro

como el que hace

la pancha de la gaviota al flotar.

Cuando el universo se desvanece

dejando un diamante,

dos palabras, como gaviota y mar,

flotan llenas de paz sobre las aguas,

mueren allí el perro junto a la luna,

las ramas y mi desnudez.

Por cierto

no hay nada en el mundo

como ese diamante,

nada en mente alguna.

Jack Spicer (1925-1965)

A Diamond

Jack Spicer

1925-65

A diamond Is there At the heart of the moon or the branches or my nakedness And there is nothing in the universe like diamond Nothing in the whole mind.

The poem is a seagull resting on a pier at the end of the ocean. A dog howls at the moon A dog howls at the branches A dog howls at the nakedness A dog howling with pure mind.

I ask for the poem to be as pure as a seagull’s belly.

The universe falls apart and discloses a diamond Two words called seagull are peacefully floating out where the waves are. The dog is dead there with the moon, with the branches, with my nakedness And there is nothing in the universe like diamond Nothing in the whole mind.

Julio Alcalá
Julio’s Blog

Deja un comentario

  • Más noticias