A LA HORA DE LA COMIDA V
En septiembre 28, 2017 | 0 Comentarios

Todos saben, que el otro Robert de la mesa, suele apostillar los comentarios de la señora Denise, pero no esperaban que en esta ocasión lo hiciera hablando de La poesía como algo de la Naturaleza.

         Ni nuestros vicios ni nuestras virtudes transitan al poema. “Ellos vinieron y murieron al igual que lo hacen todos los años en las rocas.” El poema se alimenta de pensamientos, sentimientos, impulsos, para reproducirse en sí, una urgencia espiritual brincando por escalones oscuros. Esta belleza es una persistencia interior buscando la fuente y combatiendo contra (desde dentro) la descendiente corriente del río, una llamada que oímos y su respuesta a los postreros bramidos primordiales del mundo, de la que un mundo más joven podría surgir, como un salmón, no en la charca donde la avellana cae, sino en las cataratas, luchando, inarticulado, ciegamente en acción. Esta es una imagen apta para la mente. Una segunda imagen: un alce pintado por Stubbs, con sus extravagantes astas del año pasado que ya se encuentran en el suelo. El poema tipo alce con cara triste, lleva nueva cornamenta gustativa, es la misma, “un poco pesada, un poco artificial”, su única belleza es ser enteramente un alce.

Robert Duncan (1919-1988)

Poetry, a Natural Thing

BY ROBERT DUNCAN

Neither our vices nor our virtues further the poem. “They came up and died just like they do every year on the rocks.” The poem feeds upon thought, feeling, impulse, to breed itself, a spiritual urgency at the dark ladders leaping. This beauty is an inner persistence toward the source striving against (within) down-rushet of the river, a call we heard and answer in the lateness of the world primordial bellowings from which the youngest world might spring, salmon not in the well where the hazelnut falls but at the falls battling, inarticulate, blindly making it. This is one picture apt for the mind.  A second: a moose painted by Stubbs, where last year’s extravagant antlers lie on the ground. The forlorn moosey-faced poem wears new antler-buds,the same, “a little heavy, a little contrived”, his only beauty to be all moose.

Julio Alcalá
Julio’s Blog

Deja un comentario

  • Más noticias