A LA HORA DE LA COMIDA III
En septiembre 18, 2017 | 0 Comentarios
Otro de los comensales, con pinta de no haber dormido la noche anterior, interviene para explicar la visión que tuvo mientras el insomnio hacía de las suyas.
TECHO OSCURO.
Era el valle como una ancha cicatriz oscura
en donde aparecían las pequeñas luces de las casas,
como encendidas en un túnel.
Se abrillantó mi corazón con esa señal,
y sentí mi alma habitada por una esperanza lejana
y por un río que corría en la oscuridad
de un bosque de nogales.
No hay ninguna casa ni pasado.
Todo lo que hay es esta clave equivocada,
“la alondra canta pero su voz se apaga en la nieve”.
No consiguió atraer prado alguno
–el silbato insolente del turno era la verdad aquí–
humo negro que se desplazaba
desde la moderna fábrica de fertilizantes,
y entonces los hombres vuelven
sin convicción a trabajar,
con sus discrepancias no resueltas.
Edward Dorn (1929-1999)
Dark Ceiling
Broad black scar the valley is where in the wide are the small lights of homes come on in that trough. Burnish my heart with this mark Furnish my soul with the hope far away and by a river in the darkness of a walnut stand. there is no home no back. all is this wrong key, the lark sings but his voice trails off in the snow. He has not brought his meadow . The starling’s insolent whistle is the truth here – dark smoke drifts in from the modern fertilizer factory and men there return lamely to work, their disputes not settled.
Edward Dorn (1929-1999)
Julio Alcalá
Julio’s Blog

Deja un comentario

  • Más noticias