Charla sobre el tiempo, en el desayuno. III
En 22 mayo, 2017 | 2 Comentarios

Le llega el turno al apuesto francés, elegante y de ademanes suaves y acogedores. Desayunar con él siempre se asemeja a una agradable velada en mitad de la semana, como un miércoles lluvioso calentitos dentro de casa. Al ver que la rubia camarera no hace mucho caso, comienza la narración de un futuro imaginado en el que la chica será una vieja y él estará criando malvas. Para terminar le dice sin tapujos que espabile.

Cuando vd. sea una viejecita en casa al atardecer,

sentada cerca del fuego, enhebrando aguja e hilo,

dirá cantando mis versos, encantada de leer:

Ronsard me piropeaba, mi belleza le tuvo en vilo.

Al punto no habrá sirvienta que al oír esa noticia

aunque medio dormida estuviese al coser la prenda

con el sonido de mi nombre no mirara con malicia

alabando vuestro nombre convertido ya en leyenda.

Yo estaré bajo tierra, como fantasma deshuesado

entre mirtos ensombrecidos tomaré mi reposo

pero usted será junto al fuego una vieja encogida.

Lamentando mi amor y su rechazo atormentado.

Vivid, si me creéis, no esperéis el futuro dudoso

coged desde ya mismo las rosas que da la vida.

Pierre de Ronsard (1524-1567)

 

Quand vous serez bien vieille, au soir à la chandelle, / Assise aupres du feu, devidant et filant, / Direz chantant mes vers, en vous emerveillant: / “Ronsard me celebroit du temps que j’estois belle” / Lors vous n’aurez servante oyant telle nouvelle, / Deja sous la labour à demy sommeillant, / Qui a bruit de mon nom ne s’aille resveillant, / Benissant vostre nom de louange inmortelle. / Je seray sous la terre, et fantôme sans os / Par les ombres myrteux je prendray mon repos; / Vous serez au fouyer une vielle accroupie, / Regrettant mon amour et vostre fier desdain. // Vivez, si m’en croyez, n’attendez à demain: / Cueillez dés aujourdhuy les roses de la vie.

Julio Alcalá
Julio’s Blog

 

Comentarios2
Julio Alcalá Publicado 22 mayo, 2017 at09:48   Responder

Gran lección esa de coger desde ya lo bueno que da la vida.
Gracias por publicarlo.

Julio Alcalá Publicado 22 mayo, 2017 at11:13   Responder

Mi respuesta con uno de mis poemas

La Rosa primera y última.

Recoged de la Rosa su perfume.
Perseguid su aliento mientras podáis
Apresad la oportunidad primera y última
en el inmenso jardín.
Que ante un sol suspendida
la Rosa en su perfil
vestida en áurea infinita,
vivirá en la oportunidad más sutil.

Sutil es la voz del amor…

Amaré a la Rosa y sus horas deshojaré.
Y al soltarlas todas, las entregaré
y se tornarán aliento de mi trascurrir.

¡Oh si! todo transcurrir,
Tal vez llegue a ser ocaso
dormido en el ayer,
balanceado en su postrimería.
Muerte que en su agonía es
asomada ciencia
noche entregada y nuevo día.

Pero se desvanece la tarde en su lira.
Palabra de vida en su ritmo y sucesión.
Alboreada Rosa, ya germinada,
ya en la máxima oportunidad es ¡vestida de amor!.

¡Si! Respirad, respirad…mientras podáis
y de nuevo inspirad el perfume de la Rosa.
Oportunidad primera y última en todo jardín.

Uni-verso de piedra y sal.
Marta Abella.
© 2016

Deja un comentario

  • Más noticias