Poesía (13)
  • img-book

    Bien sentado en el regazo de un fresco rincón, presidido por una fuente parlanchina, paseando por los íntimos caminos de su ciudad o errante a lo largo de un sendero serpenteante, poniendo rumbo a lo incógnito.